tipos de copas de vino

Tipos de Copas para Vino

Tener 10 juegos de copas en casa sería genial, pero, no es algo que todos podamos permitirnos de buenas a primeras; y es que, a veces incluso tendremos problemas para almacenarlas correctamente, no tendremos el espacio o no sabremos cómo utilizarlas.

Por otro lado, para los amantes de un buen vino, tener buenas copas es sinónimo del disfrute apropiado de cada botella; permitiéndote probar todas sus capas, disfrutando del aire que podemos añadirle y sentir las burbujas de sabor en el paladar.

Cualquiera que sea tu caso, si buscas comprar las más útiles o si eres un entusiasta del vino, conocer los tipos de copas nunca estará demás. Por ello, a continuación, te contamos qué tipos de vino van mejor con qué copas, para que puedas decidirte por las que mejor se adapten al uso que darás.

Lo que debe tener una buena copa de vino

Antes de que nos dirijamos a la lista de copas que van bien con los vinos, debemos saber exactamente lo que define a una buena copa. Aquí algunas características a tener en cuenta, que se repiten en todos los tipos:

Características principales
  • El material con el que se fabriquen debe ser cristal de superficie lisa, transparente e incoloro. La parafernalia y los colores, lo dejaremos para otras bebidas, ya que al vino no le favorecen.
  • El grosor del cristal debe ser lo más fino posible. Lógicamente, mientras más finas más frágiles, por lo que, un grosor de 1-2 mm será óptimo.
  • Deben ser estables y poder ser sostenidas sin problemas por el tallo, sin tocar nunca el cuerpo o cáliz de la copa con los dedos. No es recomendable tocar con los dedos la zona donde se encuentra el líquido, ya que contribuiremos a un aumento rápido e indeseado de la temperatura.
  • Los labrados o decoraciones externas en la parte superior de la copa limitan la observación del líquido en el interior. Por lo que, no podremos saber si el vino tiene alguna impureza que nos brinde información sobre el estado del corcho; incluso, si hay que filtrarlo o que grado alcohólico tiene.
  • El espacio que define el tallo de la copa debe ser suficiente para sostener por completo la copa desde esta zona.

Tipos de copas según el vino

Borgoña

copa borgoña

Se trata de una copa grande con un cáliz de barriga amplia y un cuello ancho. Del mismo modo que su cáliz es grande, el tallo hace juego y permite que haya armonía en la construcción de la copa. Son utilizadas para servir vinos “pinot noir”, cuya fuerza puede sentirse desde la primera toma.

Su gran barriga permite que los aromas suban y que podamos agitarla para airear el vino, permitiéndole que respire correctamente. Los vinos tintos complejos son muy recomendados para estas copas, tales como: Priorato y Rioja.

Burdeoscopa burdeos

Su principal diferencia con la copa borgoña en que su cáliz es más alargado con un cuerpo alto y un cuello un poco más cerrado; sin llegar a considerarse estrecho. Va bien con la mayoría de los vinos tintos, sobre todo, los vinos de procedencia española.

Los aromas se concentran en su cuello alto, pudiendo airearse siendo agitados para que salgan a relucir. Es una copa genial para servir tintos fríos, garnacha, así como, vinos de crianza.

Cabernet Sauvignon

Es una copa parecida a la burdeos, pero, con un menor tamaño general, ocupando un menor espacio de cáliz. Esta copa suele ser utilizada para consumir vinos de temperaturas más bajas, de ahí lo conveniente de consumirlos en menor volumen.

Blancos secos

Su volumen es ominoso parecido al de copa borgoña, pero con un cuello cilíndrico que termina en un área estrecha. ¿La razón? Permitir que el vino respire correctamente y aprovechando de concentrar en su interior el poco aroma que suelen tener. El tamaño del cáliz puede variar y se aconseja nunca llenarla en exceso, si queremos disfrutar de los sabores del vino.

Chardonnaycopa chardonnay

Los vinos chardonnay se caracterizan por ser ligeros y afrutados, razón por la cual, la copa para tomarlos tiene características frescas también. Su cáliz es un poco chato con cuello largo y tallo un poco más bajo que otras variedades; la idea de este tipo de copa es poder disfrutar de todos los sabores en cada sorbo, sin necesidad de estrechar el cuello para que se concentren.

Sauternes

Es el punto medio que permite pasar de las copas grandes a las pequeñas y son utilizadas para servir vinos especiales. En ella pueden servirse vinos afrutados, ligeros y frescos de cualquier color, en los que queramos sentir cada sabor presente en la copa.

Flautacopa flauta

Son las copas de champán por excelencia y se caracterizan por tener un cáliz alargado que permite conservar el gas que el líquido contiene. Son ideales para tomar sorbo a sorbo sin que se pierda la calidad, ni la robustez de la bebida tan rápido.

Jerez

Sus diseños abarcan un mundo, caracterizándose por ser copas pequeñas, con cáliz corto y largo que logran distinguirse por el grado de oxidación que permiten. Todo sobre ellas es más grueso que en una copa común, pues, se busca conservar la temperatura en vino que se toman más templados.

Oporto

En un vino particular que tiene su propia copa, como muchos otros. Lo que la hace especial, es que, es su pequeño tamaño con un cuello que va cerrándose para mantener los aromas en el interior. Suele utilizarse para servir vinos fortificados.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Puede interesarte

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario