Cómo deshidratar tomates

Cómo Deshidratar Tomates en Casa – Trucos y Consejos

Los tomates son de esos ingredientes indispensables al momento de preparar salsas, guisos, ensaladas y platos en general.

Una forma poco extendida y que pocos de nosotros solemos aprovechar, es en forma de conserva o los tomates deshidratados; una variación que convierte cada bocado en una explosión de sabores en la boca.

Ver Mejores Deshidratadoras de Alimentos

Muchas son las recetas que pululan por ahí e involucran dejar los tomates secando por días en la ventana. Algo que, no haremos nosotros; puesto que, traemos algunas de las formas más interesantes para deshidratar tomates en casa para tenerlos siempre disponibles.

¡No te pierdas las diferentes técnicas!

Los pasos para deshidratar tomates

preparar tomates para deshidratar

Las recetas o pasos para deshidratar tomates tienen unos puntos previos comunes, aquí repasaremos esos pasos previo a aplicar cualquier método de secado.

  1. Lava los tomates con agua fría y procede a secarlos por completo con un paño limpio.
  2. Corta los tomates en la forma que mejor te convenga. Si se trata de una variedad de tomate grande, lo ideal es dar un corte en cuartos y así poder retirarles las semillas más rápido. Si son tomates Cherry, corta en mitades.
  3. Condimenta a gusto. Comienza por agregar sal sobre los tomates y agregar tus especias favoritas; éste es el momento perfecto para hacerlo, puesto que, absorberán correctamente el sabor. ¿Cuáles especias van bien? Tomillo, orégano, albahaca y romero, son las mejores.
  4. Busca una rejilla o bandeja con capacidad para colocar la mayor cantidad de tomates posibles y que quepa en el electrodoméstico a utilizar. Siempre será mejor una rejilla, porque favorecerá la circulación del aire en todas las direcciones. Coloca los trozos separados, siempre con la piel hacia abajo para que escurran y luego girarlos.

Deshidratar tomates en el microondas

deshidratar tomates en el microondas

  1. Sobre el plato del microondas, colocar unas cinco capas de servilletas de papel o papel absorbente.
  2. Coloca los tomates con la piel hacia arriba sobre el forro creado.
  3. Enciende el microondas a máxima potencia y selecciona 5 minutos para el deshidratado. Lo normal es que estos aparatos alcancen temperaturas entre 800-850°F.
  4. Al terminar los 5 minutos, saca el plato y con ayuda de una cuchara aplasta un poco la superficie de los tomates.
  5. Levántalos con cuidado y colócalos sobre otras 5 capas de papel igual que el paso anterior. Vuelve a configurar máxima potencia y 5 minutos.
  6. Repite los pasos 4 y 5 por una tercera vez, recordando aplastar un poco la superficie de los tomates.
  7. Luego de 3 rondas de 5 minutos de cocción, sacamos los tomates que ya deben estar más firmes y secos. Volvemos a colocar sobre capas de papel e introducimos de nuevo en el microondas, dando un golpe de 2 minutos a máxima potencia.
  8. Sácalos, cambia las capas de papel y dales vuelta (piel hacia abajo), repitiendo a máxima potencia con 2 minutos de duración.
  9. Retíralos y colócalos en conserva en un envase de vidrio de tu preferencia. En este caso, la deshidratación en microondas estará completa, siendo un ejercicio de paciencia en todo momento.

Deshidratar tomates con la deshidratadora de alimentos

tomates en deshidratadora de alimentos

  • Si el aparato lo permite, precaliéntalo antes de colocar los alimentos. La temperatura ideal debe estar entre 55-60°C o 130-150°F.
  • Si se trata de un aparato con únicas funciones de encendido/apagado, lo mejor será introducir un termómetro de cocina para monitorear el proceso.
  • Utiliza las bandejas del deshidratador para optimizar el espacio, antes de colocar los tomates, añade un poco de aceite de oliva.
  • Evita que los trozos se toquen entre sí, ya que, esto evitará que se peguen al momento del secado.
  • Una vez introducidos, deja al aparato trabajar por espacio de 8-12 horas, hasta que tengas la textura y color deseado. ¿Qué buscamos? Un color potente, cuerpo resistente y ningún tomate pegajoso. Evita a toda costa que los tomates se quemen, después de las 6 horas, revisa en intervalos la cocción.

Deshidratar tomates en el horno

deshidratar tomates en el horno

El horno es uno de los mejores electrodomésticos que ha sido creado, disminuye la duración de los procesos y favorece las cocciones homogéneas. Para deshidratar tomates en el horno, haz lo siguiente:

  • Precalienta el horno a una temperatura entre 50-60°C por unos 20 min.
  • Una vez caliente, introduce la rejilla con los tomates previamente preparados.
  • Dependiendo de la cantidad de tomate añadida y sus dimensiones el tiempo de secado será variable. Comienza por dejarlos 5-6 horas y vas vigilando a partir de allí; cuando veas que se arrugan y su color se haga más oscuro, endureciendo su textura, estarán listos.
  • Retira del horno y desecha el excedente de líquido que posean y procede a retirar la cáscara con ayuda de unas pinzas.

Si es necesario, puedes darles vuelta e introducirlos a 200°C por unos 10-15 minutos para darles un toque final.

  • Déjalos enfriar y cuando estén a temperatura ambiente puedes colocarlos en un frasco de vidrio y llenarlo con aceite de tu preferencia. Si no, colócalos en un bol y cúbrelos con papel film, bien refrigerados durarán hasta 2 meses.

Tips para un deshidratado exitoso y sus acompañantes

  1. Al sazonar los tomates para deshidratar, agrega las hierbas en un cuenco y coloca un poco de aceite de oliva para mezclar; luego, añade a los tomates. De esta forma añadiremos sabor a cada pieza, sin permitir que se peguen.
  2. Retira los cabos de los tomates antes de cocinarlos, esa zona por donde van sostenidos en la planta.
  3. Incorporar una cucharadita de azúcar con la sal para los tomates ayudará con el proceso de deshidratación. Además, disminuirá la acidez y mejorará el sabor de los tomates.
  4. Si vas a conservar los tomates al vacío, añade un aceite de buena calidad acompañado por un toque de chile y un diente de ajo, para dar sabor.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Puede interesarte

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario